GTD: Cuestión de Compromiso

Wishes Do Come True, cortesía de steadyhand

Afirma David Allen que la mayor parte del estrés que padece la gente es consecuencia de la mala administración de los compromisos que tienen o aceptan.

Incluso aquellas personas que no se sienten habitualmente estresadas experimentan una sensación de mayor relajación y capacidad de concentración cuando aprenden a dominar con eficacia los “frentes abiertos” que hay en su vidas.

Lo normal es que hayas adquirido muchos más compromisos de los que crees, y que detrás de cada uno de ellos, independientemente de su dimensión, haya una parte subconsciente de ti.

Es lo que David Allen llama “los incompletos” o “frentes abiertos“, y que es todo aquello que:

  1. Atrae nuestra atención
  2. No pertenece al lugar en que está

Los “frentes abiertos” pueden ser cosas importantes y relativamente complejas como “comprarme una casa”, o cosas cotidianas y sencillas como “dar de comer al gato”.

Piensa en todas las cosas, importantes o no, sobre las que tienes algo, aunque sea una pizca, de responsabilidad, sea para cambiarlas, acabarlas o hacer cualquier cosa con ellas.

Con todas ellas has aceptado una cierta responsabilidad interna y cada una de ellas es un “frente abierto”.

Para poder lidiar de forma eficaz con los “frentes abiertos” lo primero que hay que hacer es identificarlos, reunirlos y decidir como manejarlos.

Parece sencillo, pero en la práctica la mayoría de las personas no saben como hacerlo de un modo consciente y sistemático.

El próximo lunes veremos los comportamientos básicos que debemos adoptar para una buena gestión de los compromisos.

3 comments to GTD: Cuestión de Compromiso

Logo redca
sigue este blog en feedly
FacileThings

Categorías