14 respuestas

  1. Senior Manager
    Lunes 18 de agosto de 2008

    Vale, pues ahora entiendo por qué a veces no logro conciliar el sueño hasta haber apuntado esto o aquello….y por que algunas veces tengo la extraña sensación de haber olvidado hacer algo cuando veo que ya todo está hecho…

  2. optimainfinito.com
    Lunes 18 de agosto de 2008

    Gracias por tu comentario, SM. Me alegra verte de nuevo por aquí.

    En cuanto a lo que dices, yo duermo con un paquete de post-it y un lapiz sobre la mesilla de noche. Te aseguro que me ha librado de más de un desvelo :-)

    JM

  3. Juan Martínez de Salinas
    Lunes 18 de agosto de 2008

    Hola JM,

    Lo que dices es muy cierto. Hay veces que nuestra mente no nos deja descansar hasta que no zanjamos determinada tarea o por lo menos nos ponemos manos a la obra para hacerla.

    La conciencia debe quedarse tranquila aunque nos suponga un esfuerzo inicial.

  4. optimainfinito.com
    Martes 19 de agosto de 2008

    Gracias por tu aportación, Juan.

    Lo cierto es que ese esfuerzo inicial que comentas decrece en la medida en que se va convirtiendo en hábito.

    JM

  5. carme
    Miércoles 19 de noviembre de 2008

    un post muy bueno

  6. Jose Miguel Bolivar
    Miércoles 19 de noviembre de 2008

    @carme: Gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado.

    JM

  7. Alvaro
    Martes 18 de mayo de 2010

    Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que están en la entrada del blog, pero aquí hay una frase relacionada que dice algo contrario:

    El principio básico es que no debes engañarte a ti mismo… y eres la persona a quien es más fácil de engañar. Richard Feynman

    Fuente: Frases sobre la Honestidad. Selección de Juan Torres. Editorial Panamericana, Bogotá, 2003

    • José Miguel Bolívar
      Martes 18 de mayo de 2010

      Nos engañamos con mucha facilidad, es cierto. En el contexto de la entrada, se refiere a que si tenemos que hacer algo y no lo apuntamos en un sitio en el que nuestra mente “sepa” que vamos a comprobar posteriormente, no conseguiremos “quitárnoslo de la cabeza” porque nuestra mente seguirá reteniéndolo.

Volver arriba
móvil escritorio