GTD: Enfoque y Productividad

destination, cortesía de artyfishal44

Para ser productivo no sólo es importante preguntarte por qué, sino que además es fundamental tener una imagen clara del resultado, saber en qué consiste. ¿Qué significa realmente alcanzarlo, qué aspecto tiene, qué cambia cuando lo has conseguido? Imagínate que ya lo has logrado, ¿qué sientes?

Hay muchos estudios científicos que demuestran la importancia de la visualización en la consecución de resultados. De hecho la visualización creativa es una técnica empleada por muchos atletas de élite como parte de su preparación.

El enfoque que damos a las cosas en nuestra mente condiciona nuestra percepción y, en consecuencia, nuestro comportamiento, como tan bien expresa la cita de Henry FordTanto si crees que puedes, como si no, estás en lo cierto“.

Cuando te concentras en algo, esa concentración y ese enfoque generan de forma inmediata una serie de ideas y pensamientos que de otro modo no se producirían y este hecho juega un papel esencial en la consecución de objetivos. Esto se debe a cómo funciona el Sistema de Activación Reticular y a lo que sucede en tu mente cuando logras crear una imagen clara de lo que quieres conseguir y te concentras en ella. Si quieres saber más sobre el Sistema de Activación Reticular te recomiendo este excelente post de El Canasto.

Afirma David Allen que no puedes comprender cómo se hace algo hasta que no te has visto a ti mismo haciéndolo. Visualizar algo que ya has hecho con anterioridad te resultará sencillo. El problema viene cuando se trata de visualizar algo que es nuevo para ti.

Es fundamental por tanto desarrollar la habilidad de crear resultados claros, algo que no es tan fácil como puede parecer. El motivo es que cuanto más claro sea el resultado, más fácil te será visualizarlo.

La propuesta de David Allen para crear resultados claros es seguir estos tres pasos:

  1. Visualizar las consecuencias del resultado mucho después de haberlo conseguido: ¿Qué es diferente de cómo sería si no lo hubieras logrado?
  2. Visualizar un éxito rotundo, descartando los resultados conseguidos “a medias” y los “sí, pero…”
  3. Capturar los nuevos aspectos del resultado que has percibido al visualizarlo en los pasos 1 y 2 y que, por lo general, no percibiste cuando lo visualizaste por primera vez

Si logras identificar con claridad los resultados que deseas obtener, y los visualizas imaginándote que consigues llevarlos a cabo con éxito, estarás facilitando su consecución y, con ello, aumentando tu productividad.

El Consejo de los Viernes: Déjate de Tonterías

Es posible que en alguna ocasión hayas mantenido una conversación de trabajo que al final acabó conduciendo a nada, simplemente porque temías ofender a la otra persona.

Sin embargo no hay excusa para andar perdiendo el tiempo dando vueltas alrededor de un tema sin abordarlo. Tienes que dejarte de tonterías.

Una de las formas más fáciles de reconocer a un mal jefe es la incapacidad para abordar y resolver temas delicados de la forma adecuada.

Un error común que suelen cometer es edulcorar los problemas. En lugar de plantear las cosas tal y como son, sin agresividad pero con claridad y asertividad, se dedican a “endulzar” la realidad haciéndola parecer lo que no es. Ante la incapacidad de explicar una realidad incómoda, se ven en la necesidad de “venderla”.

Esta falta de claridad puede arrojar aparentemente buenos resultados en un primer momento. Sin embargo, a medio y largo plazo, el no decir las cosas como son erosiona la confianza y dificulta la resolución de los problemas. No abordar las situaciones difíciles abiertamente no sólo es una pérdida de tiempo sino que además es un hábito que perjudicará tu carrera profesional.

Si tienes algo que decir, dilo y sigue adelante. Lo que importa no es lo que dices, sino cómo lo dices. Si adquieres este hábito observarás que, tanto si la gente está de acuerdo contigo, como si no, respetarán igualmente tu franqueza.

Como decían en un gran diálogo de la película Tierras de Penumbra: “Hay que decir las cosas. El momento pasa y volvemos a estar solos“.

Ya lo sabes. Déjate de tonterías.

Desarrollo Personal: ¿Qué son los Paradigmas?

Through the IR filter, cortesía de greenplasticdave

La palabra paradigma aparece con cierta frecuencia en los posts de OptimaInfinito y son ya varios los lectores que me han pedido que aclare el significado de este concepto.

Voy por tanto a explicar en este post, no el significado “oficial” de la palabra paradigma, que para eso ya está Wikipedia, sino el sentido en que yo la uso en este blog.

De todas las definiciones de paradigma que he oído hasta ahora, la que más me gusta, por su sencillez, es la de “forma de entender el mundo“.

Los paradigmas son necesarios para gestionar la complejidad de tu entorno, ya que tu cerebro necesita filtrar la mayor parte de la información, dejándola fuera, y centrarse sólo en la que él considera relevante.

Un paradigma es por tanto un conjunto de creencias que actúan de forma parecida a un filtro fotográfico, condicionando tu percepción de la realidad al hacer que la veas de una manera determinada de entre todas las posibles.

Una consecuencia de esto es que lo que percibes no es la realidad en su totalidad sino únicamente una parte de ella, es decir, un punto de vista o, más bien, tu punto de vista. Como dice Mario Alonso Puig, esto marca una diferencia fundamental a la hora de discutir con otras personas, ya que si eres consciente de que no posees la verdad, sino sólo un punto de vista sobre ella, estarás abierto a escuchar con interés otros puntos de vista distintos que pueden enriquecer y complementar el tuyo.

Otro detalle importante a tener en cuenta es que los paradigmas no se construyen a partir de verdades objetivas, sino de creencias, por lo general compartidas con muchas otras personas. Sin embargo, esas creencias están tan arraigadas en ti que normalmente las tomarás por verdades absolutas.

De hecho, estas creencias son tan absolutamente reales y ciertas para ti que condicionan tu comportamiento, haciendo que éste sea coherente con la lógica de tus paradigmas. Si tomas por ejemplo la reciente burbuja inmobiliaria en España, uno de los diversos motivos que sin duda ha contribuido a su creación es un paradigma compartido por un sector mayoritario de la población española: “comprar una casa es siempre una buena inversión”.

Del mismo modo que son útiles porque simplifican la percepción, los paradigmas pueden, en ocasiones, suponer una limitación, ya que te impiden ver otras partes de la realidad que podrían serte valiosas, por ejemplo, porque allí se encuentre la solución a tu problema, solución que nunca podrás encontrar si no sales de tu paradigma habitual.

Un ejemplo de lo limitantes que pueden ser los paradigmas es el de la invención del reloj digital. En contra de lo que mucha gente piensa, el reloj digital lo inventaron los suizos, no los japoneses. Lo que ocurrió es que el reloj digital no era compatible con el paradigma que entonces compartían los fabricantes de relojes suizos sobre qué era un reloj (“¡aquello no tenía manecillas ni engranajes!”). La consecuencia fue que el inventor tuvo que irse con su invento a otra parte, donde lo descubrieron los japoneses, quienes compraron la patente y estuvieron a punto de acabar con la industria relojera suiza en pocos años.

Expresiones como “pensar fuera de la caja” (“think out of the box”) significan hacer un esfuerzo por tomar consciencia de los paradigmas en los que operamos habitualmente e intentar salir de ellos observando la realidad desde perspectivas distintas a las que estamos acostumbrados.

Si te paras a pensar un momento, te darás cuentas de que frecuentemente estás aplicando paradigmas a todos los ámbitos de tu vida. No hay nada de malo en ello, es lo normal, pero el simple hecho de ser consciente de este hecho te puede resultar de gran utilidad en muchas ocasiones.

Por ejemplo, cuando te encuentres bloqueado y te sientas incapaz de encontrar la solución a un problema, intenta identificar los paradigmas en los que estás operando y piensa en otras opciones que no son posibles en esos paradigmas pero podrían serlo fuera de ellos.

¿Que no eres creativo? Bueno, ya sabes por qué paradigma empezar 😉

Logo redca
sigue este blog en feedly
FacileThings

Categorías