28 respuestas

  1. joviwap
    Martes 12 de Abril de 2011

    Que gran verdad: las grandes corporaciones son, en general, grandes cementerios de talento.

    • José Miguel Bolívar
      Jueves 14 de Abril de 2011

      Y lo peor es que muchas no son conscientes de su responsabilidad en ello…

  2. José López Ponce
    Martes 12 de Abril de 2011

    José Miguel, interesante disección de un concepto tan borroso como es el del talento. Sin embargo, aunque el “talento” este íntimamente ligado a trabajo del conocimiento, discrepo que sea irrelevante en otros entornos tipo cadena de montaje o labores fabriles.

    Hace bastantes años, leí un estudio en el que hacía referencia a una serie de casos sobre mejoras aportadas por operarios en actividades industriales a partir de su propia experiencia en los procesos diseñados por los ingenieros industriales. Es decir, buenos trabajadores desempeñando sus tareas pero con talento para aportar valor. Es cierto que son casos aislados porque el entorno de trabajo donde se les confina los alinea a realizar unas tareas específicas que les hace perder la visión de todo el proceso (el neofordismo sigue pesando mucho en la definición de los procesos de producción de bienes y servicios)… la pregunta sería: ¿Cuánto talento está sepultado por la uniformidad impuesta en la división del trabajo y en las tareas?.
    Saludos

    • José Miguel Bolívar
      Jueves 14 de Abril de 2011

      Tu pregunta va en línea con mi respuesta a la primera parte de tu comentario. Esos trabajadores que propusieron mejoras no lo hicieron cuando ejercían el rol en la cadena de montaje, sino al margen de ella. Las empresas, en general, sólo están interesadas por lo que los empleados hacen. Hasta ahora, el interés por lo que piensan, las mejoras o innovaciones que puedan proponer, es marginal. La división del trabajo juega a favor de la eficiencia a corto plazo pero en contra de la innovación y el talento.

  3. Iago Fraga
    Martes 12 de Abril de 2011

    Aplicarlo como recursos humanos es una perspectiva que me queda lejos pero a nivel personal, también creo que se puede incentivar si como le propones a los RRHH, uno mismo se aplica el cuento y “crea” unas circunstancias favorables para que brille su talento. Y esto para mí, forma parte de la característica más importante que has nombrado: la actitud.

    Muy ameno y acertado, felicidades por el post. Un saludo,

    Iago

    • José Miguel Bolívar
      Jueves 14 de Abril de 2011

      Gracias, Iago. Creo que tu interpretación es perfectamente válida. Al final lo que importa es aportar valor real y eso depende en buena medida de la actitud.
      Un saludo,

  4. JULIA
    Miércoles 13 de Abril de 2011

    Hay otra definición de Talento que a mí me gusta y tiene bastante que ver con la que tú defiendes: es la realizada por Juan Carlos Cubeiro: Talento= Capacidad por Compromiso. La Capacidad como aptitud más actitud (el comportamiento) y el compromiso como energía.
    Muy interesante el post. Enhorabuena

    • José Miguel Bolívar
      Jueves 14 de Abril de 2011

      Muchas gracias, Julia. La definión de Cubeiro está bien pero me parece incompleta, ya que obvia las condiciones externas. Se puede tener talento potencial y no expresarlo, o expresar sólo una mínima parte de él o durante un tiempo limitado, porque las condiciones sean adversas.

  5. Oriol Rius
    Miércoles 20 de Abril de 2011

    Comparto al 100% lo expresado en el artículo, desde mi modesto punto de vista creo que es la mejor descripción del término talento que jamás he podido leer.

    Así pues, quería felicitar al autor por su artículo. 😛

    • José Miguel Bolívar
      Miércoles 20 de Abril de 2011

      Muchas gracias, Oriol. Muy halagado por tus palabras y tu felicitación 😀

Volver arriba
móvil escritorio