GTD: Todo Empieza Barriendo la Mente

Uno de los fallos más evidentes de la mayoría de los sistemas de productividad personal es que parecen dar por sentado que el camino que conduce de la pesadilla improductiva al nirvana productivo se recorre con un simple paso y, en consecuencia, no proporcionan un proceso claro y detallado que permita transitar con confianza de un estado a otro.

Como todo el mundo sabe, las cosas no suelen ser tan fáciles. A todos nos encantaría que dejar atrás el caos y caer en los brazos de la productividad personal sin estrés fuera tan fácil como chasquear los dedos “a lo Mary Poppins” pero la realidad es que, dependiendo de cuál sea el punto de partida de cada persona, hablamos de un ejercicio que fácilmente puede suponer entre uno y dos días completos y eso siempre que estés en buenas condiciones físicas y mentales y, por supuesto, en un entorno libre de interrupciones.

Sé que, para muchas personas, la idea de aislarse del mundo un par de días para implantar GTD les parece algo inviable. Me encantaría poder proponer otras alternativas menos drásticas pero, si algo he podido comprobar hasta la fecha, tanto en primera persona como con muchas otras, es que implantar GTD “a trozos” rara vez funciona.

Y sí, es cierto que dos días suponen una inversión de tiempo significativa. Ahora bien, dos días, ¿son mucho o poco tiempo? La respuesta probablemente dependa de lo mucho o poco que quieras o necesites mejorar tu productividad personal. En cualquier caso, si eres de esas personas que busca soluciones rápidas, seguramente lo tuyo no sea GTD. No solo porque, de entrada y haciendo un “acto de fe”, tendrás que invertir dos días para ponerlo en marcha sino porque consolidar los hábitos que conlleva el uso del método suele llevar también algún tiempo.

Si, por el contrario, no te importa esperar lo necesario para conseguir un resultado excepcional, como en la fábula de la semilla de bambú japonés, entonces respira hondo y empieza a andar el camino.

El proceso que te permite dejar atrás definitivamente el estrés y la improductividad se parece mucho a una mudanza. En realidad es casi lo mismo. A fin de cuentas, te vas a ir a vivir a un barrio mejor, a una casa mejor en la que por fin vas a poder hacer todo lo que quieres.

Pero antes de poder disfrutar por completo de tu nuevo hogar, debes prepararlo todo y el primer paso para ello es hacer la mudanza. ¿Cómo se empieza a hacer una mudanza? Básicamente reuniendo todo lo que tienes desperdigado por los distintos rincones de tu casa. Cosas que probablemente dejaste por ahí hace años y desde entonces no has vuelto a tocar. ¡Hasta es posible que aún conserves alguna caja sin abrir de la mudanza anterior!

Lo primero es reunir todas las cosas para poder verlas. Luego ya decidirás qué hacer con ellas. Qué dejas, qué tiras, qué regalas, qué vendes y qué te llevas. Pero por ahora es suficiente con reunir todas las cosas que andan sueltas por ahí. Con GTD ocurre algo parecido. Se trata de reunir todos los “frentes abiertos”, los “incompletos”, como dice David Allen, y reunirlos en contenedores que genéricamente se llaman bandejas de entrada.

Da igual si son cosas que no te preocupan, o de cosas que no son ni urgentes ni importantes. Si aún tienes que tomar una decisión sobre ellas, aunque sea simplemente la decisión de tirarlas, entonces ponlas en una bandeja de entrada. Y si no cabe en la bandeja, escríbelo en un trozo de papel y deja el trozo en la bandeja en su lugar.

Cuándo creas que ya lo tienes todo en bandejas, pregúntate de nuevo si queda algo por ahí, físicamente o en tu cabeza, que sigue llamando tu atención y, si la respuesta es afirmativa, ponlo también en la bandeja. Recuerda que el primer gran cambio es vaciar tu mente.

En sucesivos posts veremos qué hay que hacer después con todo lo que has reunido en tus bandejas de entrada y también veremos ejemplos de todas las cosas que son susceptibles de ser “barridas” durante este proceso. También te te adelanto que este ejercicio de “barrido físico y mental” puede ocuparte aproximadamente un par de horas en tu entorno de trabajo y un par de horas más en tu casa, lo que viene a suponer en total una mañana completa. Si lo haces bien, claro.

Lo mejor es que, cuando hayas terminado, habrás dado el primer gran paso y estarás más cerca de la productividad personal sin estrés porque, para disfrutar de GTD, todo empieza barriendo la mente.

8 comments to GTD: Todo Empieza Barriendo la Mente

  • Buenas José Miguel, como siempre una entrada estupenda. Es curiosa la metáfora de la mudanza, y más curioso resulta aún pensar que estamos dispuestos a hacer una mudanza y tantas sean necesarias para ir a vivir al lugar o lugares que deseamos y en cambio destinar un par de días a dar sentido a nuestra vida … ummm.
    Me quedo con una frase que te he escuchado decir en alguna ocasión, si quieres tiempo, invierte tiempo, creo que lo resume todo. Este fin de semana he invertido tiempo en devolver fiabilidad a mi sistema y ha sido realmente fabuloso tras varias semanas de intenso trabajo.

    Yo me mude de barrio hace tiempo y ya no quiero regresar al anterior, así es que animo a todo el mundo a que comience a hacer las maletas!

    Un abrazo!

    • Jose Miguel Bolivar
      Twitter: jmbolivar

      Jeje. Hay quien se queja de no tener tiempo pero luego, cuando se encuentra con la posibilidad de tenerlo, no quiere invertir nada en ello. Y claro, querer ganar un 30%-40% de productividad haciendo las mismas cosas de siempre me parece poco realista.
      Yo llevo unas semanas de actividad intensa y problemas técnicos con el PC y mi sistema se está resintiendo porque no le invierto el tiempo necesario. Lo bueno es que esta semana espero poder ponerlo nuevamente al día. Vivimos en el mismo barrio y no tengo ningún interés en irme de aquí! 😉
      Un abrazo!

  • Jesús Serrano

    Hola José Miguel,
    Un post muy interesante y práctico.
    Según mi condición de beginner en GTD, entiendo que es el concepto en el que se fundamenta la filosofía de trabajo según GTD…..”todo empieza barriendo la mente”.
    Un abrazo.
    Jesús

    • Jose Miguel Bolivar
      Twitter: jmbolivar

      Muchas gracias, Jesús. Así es. Hacer un vaciado mental inicial completo es un requisito indispensable para poder implantar con éxito el resto de la metodología. En ocasiones, se infraestima la importancia de este paso y, en consecuencia, se limita el “barrido mental” a las cosas que se consideran importantes y urgentes. Esto es un error metodológico a consecuencia del cual muchas implantaciones de GTD se realizan de forma incorrecta y, por tanto, con enormes probabilidades de fracaso.
      Un abrazo,
      JM

  • Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Uno de los fallos más evidentes de la mayoría de los sistemas de productividad personal es que parecen dar por sentado que el camino que conduce de la pesadilla improductiva al nirvana productivo se recorre con un simple pa…

  • […] Uno de los fallos más evidentes de la mayoría de los sistemas de productividad personal es que parecen dar por sentado que el camino que conduce de la pesadilla improductiva al nirvana productivo s…  […]

  • […] Uno de los fallos más evidentes de la mayoría de los sistemas de productividad personal es que parecen dar por sentado que el camino que conduce de la pesadilla improductiva al nirvana productivo s…  […]

  • […] Uno de los fallos más evidentes de la mayoría de los sistemas de productividad personal es que parecen dar por sentado que el camino que conduce de la pesadilla improductiva al nirvana productivo s…  […]

Logo redca
sigue este blog en feedly
FacileThings

Categorías