Doctor, mi Organización tiene TDA-H

Hace unos días, mientras disfrutaba leyendo este fantástico post de David Sánchez sobre la importancia de prestar la atención justa a las distracciones, no pude evitar encontrar un paralelismo entre muchos de los síntomas que caracterizan el TDA-H y los comportamientos que a diario pueden observarse en un gran porcentaje de las personas que trabajan en nuestras organizaciones.

Por si no sabes a qué me refiero, el TDA-H, también conocido como Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, es un síndrome conductual, es decir, un conjunto de síntomas relacionados con comportamientos. Aunque son muchos los síntomas que se asocian a este trastorno, me han parecido particularmente llamativos los siguientes comportamientos que muestran las personas que lo padecen:

  • Tienen dificultad para mantener la atención en las tareas
  • Evitan tareas que requieren esfuerzo mental
  • Parecen no escuchar cuando se les habla
  • Se distraen fácilmente por estímulos irrelevantes
  • Hablan en exceso
  • Actúan sin pensar
  • Hablan en momentos poco oportunos o responden precipitadamente a preguntas que todavía no se han acabado de formular
  • Interrumpen a los demás o se entrometen en sus asuntos
  • Son poco previsoras y olvidan planificar
  • Se muestran impacientes y tienen dificultad para aplazar una gratificación
  • Pierden con facilidad la paciencia
  • Tienen mal humor o irritabilidad

Además, dicen los expertos que “habitualmente, los síntomas empeoran en las situaciones que exigen una atención o un esfuerzo mental sostenidos o que carecen de atractivo o novedad intrínsecos”, o sea, parece que el día a día de una persona cualquiera en casi cualquier organización tradicional no ayuda demasiado 🙂

Algunas de las consecuencias de padecer este síndrome, según los expertos, son:

  • Levantarse continuamente de su asiento, charlar con los compañeros, hacer ruido…
  • Su dificultad de concentración les hace distraerse fácilmente, llevándoles a dedicar más tiempo de lo normal a la ejecución de las tareas
  • Su impulsividad les suele llevar a un deseo de terminar las tareas lo más rápido posible, lo que provoca que cometan errores
  • Todo ello tiene como consecuencia que les provoque una baja autoestima, apareciendo entonces otros trastornos como la depresión y la ansiedad

¿A cuánta gente conoces que expresa por lo menos media docena de los comportamientos anteriores? Probablemente a unas cuantas. Evidentemente carezco de los conocimientos necesarios para hacer un diagnóstico pero sí puedo compartir mi punto de vista al respecto. Mi impresión es que muchas de nuestras organizaciones padecen TDA-H o algo muy parecido. Y tengo esta impresión porque me parece evidente que un porcentaje amplio de las personas que trabajan en ellas expresan muchos de los comportamientos característicos de este trastorno.

Sin embargo, del mismo modo que hay muchos especialistas que son críticos con el TDA-H y piensan que hay una tendencia generalizada a su sobrediagnosticación, hasta el punto que algunos afirman que no existe y que el TDA-H es un invento, yo no creo que el problema de nuestras organizaciones sea realmente una enfermedad. Creo que lo que ocurre es el resultado de una falta de adaptación a la nueva realidad por parte de las organizaciones y las personas. El mundo, la sociedad, la tecnología, la naturaleza del trabajo… Todo ha cambiado profunda y rápidamente en un periodo de tiempo muy corto. A pesar de ello, nuestras organizaciones y la forma en que las personas interaccionamos con el entorno apenas han evolucionado en comparación con los cambios que han tenido lugar. Me cuesta mucho creer que lo que vemos a diario a nuestro alrededor sea simplemente una epidemia generalizada.

Porque, ¿hasta que punto sabemos que estos comportamientos son síntomas de una enfermedad y no consecuencia de una serie de factores internos y externos? ¿En qué medida están las personas preparadas para gestionar de forma eficaz su atención en estos tiempos de infoxicación crónica? ¿En qué momento del proceso educativo se ha enseñado a estas personas a gestionar la atención con herramientas válidas y acordes a la realidad en que vivimos? ¿Qué pasaría si estas mismas personas, sometidas a esos mismos estímulos, contaran con los conocimientos y las herramientas adecuadas para gestionarlos?

La medicina occidental es criticada por ocuparse excesivamente del tratamiento de los síntomas y no prestar la suficiente atención al tratamiento de las causas. Cuando recetamos liderazgo para solucionar el bajo engagement o mindfulness para combatir el estrés, ¿no estaremos cometiendo el mismo error?

7 comments to Doctor, mi Organización tiene TDA-H

  • David Sánchez
    Twitter: dasanru

    Vaya una comparación ingeniosa y realista. Es cierto que podemos asimilar los sintomas del TDA-H que expones a las organizaciones. Personalmente, me gusta decir que los problemas (y éxitos) no son de las organizaciones, sino de las personas que las forman. Aunque es igual de cierto que, al final, la que “enferma” y “muere” es la organización.

    El deficit de atención, o mejor dicho el déficit en saber gestionar la atención, es uno de los principales problemas con los que me encuentro y sobre los que habría que aplicar mayor foco en su mejora porque los resultados son inmediatos.

    Por otro lado, tratar de solucionar unas consecuencias sin saber sus causas es un despropósito, ¿no?. ¿Estás insinuando que nos encontramos ante muchos despropósitos cuando hablamos de gestión de organizaciones?. :-p

    Un abrazo!

  • xavier solá

    Enhorabuena por el post y por su enfoque. Este es un tema que me ha ocupado e interesado mucho desde que hace unos 3 años me diagnosticaron formalmente como TDA (cognitivo lento, no impulsivo). Con más de 50 años, el descubrimiento de este trastorno en mí, fue una importante liberación, fundamentalmente porque me aportaba potenciales soluciones a través de las adecuadas técnicas. Así descubrí el GTD y la productividad personal. Parecía un conjunto de técnicas con las que me identificaba y que me ofrecían un camino de mejora.
    A día de hoy. Sigo siendo bastante desastre, pero he mejorado mucho. He trabajado mucho los hábitos y muchas herramientas de productividad. Evito tener que recordar y procuro planificar al máximo. Todo ello me ha ayudado mucho en conseguir mejores resultados.
    Y ratifico tus conclusiones. Este síndrome no debe ser enfocado como una enfermedad que aunque viene determinado por una deficiencia química en nuestro cerebro, no llega a impedir (en general) la vivencia completa y feliz de la actividad diaria. Las exigencias de nuestra sociedad actual, hace que lo que antes no resaltaba ahora, se convierte en visible. Eficiencia,tecnología, intoxicación… todo ello forma parte de la vara de medir actual. Y no todos reaccionamos igual a esa exigencia.

    • Jose Miguel Bolivar
      Twitter: jmbolivar

      Hola Xavier. Probablemente no te imagines la ilusión que me ha hecho tu comentario. Hace muchos meses que tengo un post en mi “jardín de ideas” sobre el uso de GTD como potencial solución y posible técnica a la hora de trazar un camino de mejora para las personas que han sido diagnosticadas de TDA. Comparto al 100% lo que dices de que ha sido el cambio ocurrido en los últimos años lo que ha forzado y hecho visible algo que lleva ahí desde hace mucho pero que antes no era evidente. Me encantaría, si quieres y te apetece, conocer más a fondo tu experiencia y poder saber más sobre esta realidad antes de escribir el post. Si te animas, mi email es jmbolivar[arroba]optimainfinito[punto]com.
      Un abrazo.

  • […] Sobre la coincidencia entre muchos de los síntomas característicos del síndrome conocido como TDA-H y algunos comportamientos habituales en las organizaciones.  […]

  • […] Sobre la coincidencia entre muchos de los síntomas característicos del síndrome conocido como TDA-H y algunos comportamientos habituales en las organizaciones.  […]

  • […] tónica general, puede ser una síntoma de que la organización está enferma y habría que ir al origen de las causas. Si, como persona, sientes que todo lo que haces es prioritario o urgente, o que tu vida personal o […]

Logo redca
sigue este blog en feedly
FacileThings

Categorías

Versión móvil

Código QR