El Consejo de los Viernes: Aplica lo que Sabes

Aunque “ir al grano” puede permitirte recuperar un buen número de horas al cabo de la semana, previamente tendrás que hacer una inversión importante de tiempo, por irónico que parezca.

Lo primero que necesitarás por tanto es reservar tiempo en tu agenda para hacer un repaso a fondo de todos los consejos que hemos ido viendo viernes a viernes lo largo de los últimos dos años.

Lo siguiente es interiorizar estos consejos y, en los casos en que proceda, desarrollar los hábitos correspondientes.

Una buena forma de hacerlo es acometiendo un consejo por día. ¿Por qué? Porque se trata de que te empujes a diario a salir un poco de tu zona de confort, no a que acabes “quemado”. Es probablemente lo mismo que harías si te apuntaras a un gimnasio: ir planteándote retos de dificultad creciente pero dando tiempo a tu organismo para asimilar el esfuerzo.

Un consejo por día es un ritmo a la vez retador y factible pero, si ves que te cuesta seguirlo, tampoco pasa nada porque lo bajes. En concreto, si ves que algún consejo se te resiste más de lo habitual, dedícale los días extra que sean necesarios. Más importante que avanzar a un ritmo rápido es que realmente asimiles los consejos, ya que de lo contrario no se producirá un cambio real. Así que, como principio general, no pases al siguiente consejo hasta que no hayas dominado el anterior.

¿Por dónde empezar? Lo dejo a tu elección. Probablemente una buena forma de motivarte a ti mismo sea empezar por aquellos consejos que vayan a darte más rápidamente un retorno. Si por ejemplo te distraes con facilidad y eso te impide ir al grano, tal vez empezar leyendo”Evita las Distracciones” te sea útil.

También puedes comenzar por el principio y continuar la secuencia o elegir cada día uno de forma aleatoria.

Para ayudarte a empezar, a continuación te dejo los 8 Consejos de los Viernes más populares de estos dos años:

  1. El Consejo de los Viernes: Aprende a Desconectar
  2. El Consejo de los Viernes: Tu Tiempo es Tu Vida
  3. El Consejo de los Viernes: Procrastinar Envejece
  4. El Consejo de los Viernes: Aprende a Tratar a la Gente Difícil
  5. El Consejo de los Viernes: Evita a la Gente Tóxica
  6. El Consejo de los Viernes: No Ignores las Señales
  7. El Consejo de los Viernes: Abandona el Estado de Emergencia Contínua
  8. El Consejo de los Viernes: Bastante Bien Significa Bastante Bien

Con esta entrada pongo fin por ahora a la serie “Ir al grano”, dentro de la sección “El Consejo de los Viernes“. Espero que te haya gustado y resultado de utilidad.

En breve comenzaré mis “vacaciones blogueras” habituales en las que, entre otras cosas, quiero repensar la estructura y frecuencia de publicación del blog, manteniendo por supuesto los contenidos alrededor de la innovación y la productividad para personas y empresas.

A la vuelta del verano compartiré contigo las conclusiones a las que haya llegado y, en concreto, qué va a pasar en el futuro con la sección “El Consejo de los Viernes”.

El Consejo de los Viernes: Aprende a Disfrutar

La férrea disciplina de permanecer centrado en tus objetivos personales y profesionales te permitirá disponer de más tiempo para ti, para disfrutar junto a tu familia y para hacer lo que más te gusta.

Esta es la recompensa más importante que recibes cuando vas “al grano“.

Por eso es importante que aprendas a disfrutar de todos estos momentos, ya que es fácil que el ritmo del día a día te haga pasarlos por alto o, al menos, no saborearlos con la debida intensidad.

Debes ser consciente de cuáles son esos momentos para poder identificarlos, detenerte y aprovecharlos al máximo.

Son los momentos por los que te esfuerzas día a día. Si luego eres incapaz de parar un segundo y aprovecharlos, ¿para qué han servido todos tus esfuerzos?

Inmersos como estamos en este ritmo frenético y absurdo, olvidamos con frecuencia por qué hacemos las cosas. No caigas en la trampa del “no tengo tiempo”.

Disfrutar unos minutos con tus hijos, tu pareja o tus amigos; dedicar un rato a leer, a oír música, a pasear o a tu deporte preferido es justo todo lo contrario a “perder el tiempo”.

Da a estos instantes la importancia y prioridad que merecen y no los sacrifiques por ninguna otra cosa.

Recuerda que es por ellos por lo que haces todo lo demás. No al revés.

Tendemos a pensar que la felicidad la produce el logro de lo que deseamos pero las últimas investigaciones demuestran que dónde realmente somos felices es haciendo el camino hacia esos logros.

Así que no esperes a llegar y aprende a disfrutar. Ahora.

El Consejo de los Viernes: Aprende a No Ser Indispensable

Los síntomas suelen ser claros. Cuando la pagas con el primero que te dirige la palabra; cuando estás cansado y eres incapaz de concentrarte en lo que estás haciendo o cuando no te puedes dormir o te despiertas a mitad de la noche, lo más probable es que necesites detenerte un momento a pensar.

Todos estos síntomas suelen ser indicios de que es necesario algo más que “pasar página tras un día más o menos duro de trabajo. Puede que no esté claro si lo que necesitas es simplemente un largo fin de semana de desconexión total o unas verdaderas y largas vacaciones, pero lo que sí está claro es que necesitas un descanso.

Tu fatiga está comenzando a afectar tanto a tu trabajo como a tus relaciones y la situación ha llegado a tal punto que no va a mejorar a no ser que realmente te lo tomes en serio y dediques un tiempo prolongado a descansar y recargar las pilas.

Así que lo primero es tomarte esas vacaciones. Si dependes de que alguien te las apruebe, consigue que lo haga lo antes posible. En cualquier caso, en cuanto esté confirmado que te las tomas, comienza a planificarlas.

Sobre todo, no cometas el error de seguir trabajando mientras las planificas. No hay nada más patético que alguien quejándose a sus colegas de lo estresante que es irse de vacaciones 😀

En su lugar puedes tomar esta lista de control y ponerte manos a la obra con ella:

  • Avisa a todas las personas con las que trabajas habitualmente de que te vas de vacaciones y no vas a estar localizable durante ese tiempo
  • Haz una lista del trabajo pendiente que tienes que terminar antes de irte y, una vez la tengas, intenta posponer todo lo que pueda esperar a tu regreso
  • Haz una lista con las tareas y proyectos que tendrán que terminarse mientras tú no estás. Identifica a la gente adecuada para que se ocupe de ello durante tu ausencia y reúnete con ella para asegurarte de que tienen todo lo que necesitan para hacerlo
  • Pon a tu jefe al día sobre cómo quedan las cosas. Dile quiénes se van a encargar de tus responsabilidades hasta que vuelvas e intenta eliminar cualquier duda o preocupación que le surja. Si tu jefe se queda tranquilo, tú también te quedarás tranquilo
  • Deja un número de contacto para emergencias a algún compañero de confianza. Yo suelo bromear diciendo: “y no me llames a no ser que quiebre la empresa, se anuncie una fusión, te vayas tú o se vaya mi jefe”.

Ahora estás en condiciones de disfrutar de tu merecido tiempo de descanso. Confía en tus colegas y resiste la tentación de llamar para ver cómo van las cosas o de conectarte al email. Lo siento por tu ego, pero no eres indispensable.

Si has preparado bien el terreno antes de irte, tus compañeros harán un gran trabajo en tu ausencia y crecerán como profesionales mientras tú te renuevas.

Logo redca
sigue este blog en feedly
FacileThings

Categorías